Cómo pedir perdón a los niños

A menudo les pedimos a los niños que se disculpen y que pidan perdón ante una conducta que nos parece poco adecuada. Los adultos solemos tener claro que tienen que pedir perdón cuando alguien lastima, hiere u ofende a otro. Algunos adultos se esfuerzan mucho para que los niños y las niñas después de un enfado hagan rápido las paces. ¡Cómo si fuese fácil!

Pero, y nosotros, ¿sabemos pedirles perdón? ¿reflexionamos sobre el perdón?

Soy optimista y quiero pensar que mi generación sabemos perdonar y sabemos pedir perdón. Pero quiero pensar, también, que sabemos que con un «perdona» (por muy sincero que sea) no se borra el dolor causado ni desaparece nuestro acto. Será necesario a acompañar el «perdón» con la toma de acciones para reparar el daño. Cada situación es única y hay que tener en cuenta las emociones que se derivan en cada caso.

Pero es cierto que pedir perdón ayuda. Ayuda a restablecer el vínculo y ayuda a mantener sana la relación. Cuando pedimos perdón, reconocemos, aceptamos y empatizamos con el otro. Al pedir perdón nos responsabilizamos de nuestros actos. Cogemos conciencia de unidad con el otro, de que todo acto conlleva consecuencias y le damos valor al compromiso de cuidarnos entre nosotros.

Nos ayuda a decir «lo siento» cuando con nuestros actos hemos herido a alguien que nos importa y al otro le ofrece la oportunidad de perdonar y liberarse del rencor o del sufrimiento.

El perdón nos libera.

El perdón nos hace libres pero no cambia nuestras emociones. Si te sientes molesto, enfadado u ofendido quizás necesitarás un tiempo para volver a tu equilibrio. El perdón, ese «hacer las paces» es el camino para recuperar nuestra calma interna. Pero los pequeños igual que nosotros tienen su mundo emocional y aunque a cortas edades suelen olvidar rápido lo ocurrido cuando se enfadan entre dos niños sería bueno no «obligarles» a perdonarse. Darles espacio, acompañarlos a conocer el camino del perdón y de la reconciliación está bien, siempre y cuando no forcemos a los niños a hacer algo que no sienten. Me refiero al típico «dale un besito e ir a jugar juntos».

Quizás vale la pena acompañar con calma y presencia, ofreciendo el espacio que cada uno necesite para sentirse preparado para disculparse de corazón o bien para perdonar de forma sincera. De este modo le daremos el gran valor que una situación de resolución de conflicto tiene ya que será un aprendizaje valioso para el resto de sus vidas.

Te cuento todo esto, para que te des cuenta de la importancia de ser capaces de disculparnos nosotros también ante los pequeños. Ser capaces de reconocer el error, poder dialogar y llegar a acuerdos para que sea lo que sea que sucedió no vuelva a pasar. Vale la pena poner atención a ese «pacto final», después de haber hablado y perdonado siempre ayuda a hacer limpio poder pactar una medida preventiva que nos ayude a todos a relacionarnos sin perder un ápice de confianza o seguridad.

¿Perdemos autoridad si nos disculpamos?

Disculparnos ante los niños y las niñas nos hace grandes. Nos devuelve a la humildad. De nuestro ejemplo, ellos y ellas aprenden e integran las maneras de hacer y relacionarse con los demás. La ventaja es que ellos siempre van a perdonarte. Gracias a su capacidad de vivir en el presente y de su comprensión del amor y el perdón.

Disculparse no siempre significa que estás equivocado y que la otra persona tiene razón. Simplemente significa que valoras más tu relación que tu ego.

Para ellos nada es tan importante. Si nos tratamos entre todos con el mismo respeto conseguiremos establecer vínculos fuertes de autenticidad. Lazos familiares fuertes que puedan acompañarnos toda la vida.

¿Cómo le pido perdón a un niño/a?

Para pedirle perdón a un niño/a, una buena forma es bajar a su altura y mirarle a lo ojos. Así puedes conectar con su corazón y mostrar tu vulnerabilidad. Habla tranquilo y desde tu yo interior. Ellos se comunican fácilmente desde ahí. Su energía es auténtica y saben mejor que nadie perdonar cuando perciben la sinceridad del otro.

Además, con tu actitud le estarás ofreciendo un ejemplo valioso para él o ella.

Gisela Baz

Gisela Baz

Conscious Life Coach.
Disfruta de una vida consciente.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Pau Gallinat .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Pau Gallinat.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.