decisiones difíciles

¿Cómo tomar decisiones difíciles?

Las decisiones difíciles son aquellas decisiones que llamamos decisiones vitales. Son decisiones que tienen el poder de transformar tu vida. Tomamos varias de ellas a lo largo de nuestra vida: qué estudiar, con quién casarte o si vas a hacerlo, irte a vivir a otro lugar, separarte, tener hijos o no, educar a tus hijos en base a la religión de tu pareja que para ti es indiferente, que tu padre enfermo vaya a vivir contigo y hacerte cargo de su salud…

Lo que hace que una decisión nos parezca difícil es que en todas las opciones hay ventajas y beneficios. Una opción no suele ser claramente mejor que otra. Puedes desesperarte pensando durante mucho tiempo en si dejas tu piso en la gran ciudad y te vas a vivir a un pueblo en el campo porque las dos opciones tienen sus cosas buenas. Cosas que te parecen atrayentes para tu vida.

Quedarse donde estás es mejor en cierta forma y mudarse es mejor en otra cierta forma. Pero eso pasa en muchas de las decisiones pequeñas y que nos parecen insignificantes en nuestro día a día. Tomamos decisiones constantemente y somos capaces de priorizar.

Nos obcecamos con encontrar la mejor decisión, porque pensamos que si somos capaces de tomar la mejor opción entonces será la decisión acertada. Pero la realidad es que lo que hace que las decisiones sean difíciles es que no suele haber una decisión mejor que otra. Ni siquiera si tratamos de cuantificar y analizar datos.

El secreto está en tus valores

Tus valores son lo que marcaran la diferencia de aquello que es importante para ti. Las decisiones vitales que tienes que tomar que están cargadas de valores no son ni mejores ni peores, no podemos cuantificarlas.

Y a menudo, no tiene nada que ver con tu parte más racional si no con tu forma de sentir y estar en el mundo. Así que se trata de encontrar tus razones, tus motivos que para ti sean válidos y valioso que te acerquen a la decisión que tu consideres más acertada para ti.

Bajo mi punto de vista, esto está cargado de un atributo femenino al que a menudo no se la ha dado demasiada importancia como es tu intuición.

Después de todo, ¿resulta que las decisiones difíciles se toman con el corazón? Pues sí, de una forma algo romántica, esta sería para mi la conclusión.

Entra en silencio y encuentra tu verdad.

Hay una herramienta clave para poder tomar decisiones y poder observar cómo responde nuestro cuerpo ante ellas. Es fácil y muy económica. El silencio.

No hace falta llevar años practicando la meditación ni ser un gran ser espiritual, tan solo entra en silencio. Permítete sentir, tomar la decisión y observar qué te deja en paz. Para mí la mejor decisión es aquella que más paz aporta a tu ser interno. Pero ojo, no desde la seguridad o el evitar el riesgo, si no la opción que más cargada de valor y significado tienen para ti en este momento.

Y desde ahí, posiciónate y siéntente orgullosa de ser quien eres, de elegir que es aquello importante para ti. Crea tus propias razones para poder tomar aquellas decisiones que vayan contigo. Por eso, amigas, siempre insisto en la importancia del autoconocimiento como algo esencial para poder vivir nuestras vidas de forma más consciente. Lo imprescindible que resulta preguntarse ¿Quién quieres ser? para poder vivir una vida plena y poder ser quien realmente somos.

Gisela Baz

Gisela Baz

Conscious Life Coach.
Disfruta de una vida consciente.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Pau Gallinat .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Pau Gallinat.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.