decisión acertada

¿Cómo saber que mi decisión es acertada?

Esta semana vamos a tratar de dar respuesta a cómo podemos saber que una decisión es la acertada. Déjame que te haga un pequeño spoiler: tomando la decisión.

Quizás creías que habría alguna forma de saber que has tomado la decisión acertada antes de tomarla, de una forma casi predictiva. Eso sería maravilloso ¿verdad?

Pero no hace falta que te diga que la vida no funciona así. Aunque nos empeñemos en desear y soñar que tenemos ese tipo de control sobre nuestras vidas, la realidad es que eso cambiaría las reglas del juego y lo haría mucho má sencillo y previsible.

Pero entonces, no habría aprendizaje que es lo que hemos venido a hacer.

¿Y sabes cuál es la mejor forma de aprender? Cometiendo errores.

Gracias a que cometemos errores y nos equivocamos podemos analizar, valorar, revisar y aprender para poder hacerlo mejor la próxima vez. Así es como funciona.

Por lo tanto, ¿cómo puedes saber si es una decisión correcta si nunca la tomas? Es imposible. No somos adivinas ni podemos predecir el futuro porque lo único que existe es el ahora. El presente más inmediato.

Así que la única forma de saber que una decisión es acertada será tomando la decisión y observando en ti, en los demás y en tu entorno cuáles son las consecuencias de esa decisión. 

Si te aporta resultados que valoras como positivos para tu vida, entonces genial, tomaste la mejor decisión para ti. 

Revisa tus decisiones acertadas.

Piensa ahora un momento, ¿cuándo fué la última vez que tomaste una decisión acertada? Por pequeña que fuera, haz el esfuerzo de pensar en una situación en la que tuviste que escoger y salió bien. 

¿Cómo supiste que era la decisión acertada? ¿Por qué te parece que lo fué? ¿Qué aportó a tu vida en ese momento que tú necesitabas?

Pensar en las decisiones buenas que hemos tomado nos ayuda a saber cómo seguir eligiendo correctamente.

En mi caso, llevo varios años teniendo que tomar decisiones importantes que han ido transformando mi vida y esto me ha ayudado a detectar algunos elementos valiosos para tener en cuenta cuando tengo que elegir.

Estos elementos son distintos para todas. Tu debes encontrar tus motivos y tus razones en base a quién tu eres.

Te escribo mis ejemplos por si sirven de inspiración:

  1. Priorizar siempre mi bienestar, tranquilidad o paz interior. Si acepto trabajos que implican una dosis grande de estrés o sacrificio de mi tiempo, aunque a priori la experiencia pueda resultar atractiva, acaba siendo una mala decisión. Así que ahora siempre me pregunto cuál es mi coste emocional antes de decidir. Si es demasiado elevado no lo hago.
  1.  Prefiero arrepentirme de haber hecho algo que de no haberlo hecho. Me he dado cuenta de que siempre que he tomado la decisión de no hacer algo por miedo me he quedado con las espinita de probarlo o de intentarlo. Ahora siempre intento darme permiso para no arrepentirme más adelante.
  2. Para poder decidir necesito comprender la situación y recabar información. En esta parte el Coaching es esencial porque me ayuda a tener una visión mucho más amplia y a coger perspectiva. Cada decisión importante que tengo que tomar es una oportunidad para conocerme y seguir creciendo.
  3. La decisión acertada siempre me hace feliz aquí y ahora. No me genera angustia en este instante. No tomo decisiones basadas en el futuro porque el futuro no existe. Cada decisión la tomo pensando en mi felicidad en el momento presente y con la información que tengo hasta ahora.

Cuando tus valores son claros para ti, tomar decisiones se vuelve más fácil.

Roy E. Disney.

Lo más importante es que tengas presente que sin importar qué decisión tomes, no las tomes sólo porque crees que no tienes otra elección. 

Tú haces que tu decisión sea acertada.

Tengo una buena noticia para ti:

Aunque no puedas predecir una decisión acertada, sí tienes el poder para hacer que sea adecuada para ti.

La clave, como te he comentado anteriormente, está en enfocar nuestra actitud en capacidad de aprendizaje.

Te explico cómo:

  1. Tienes derecho a equivocarte. Y no solo tienes el derecho si no que es la única forma de avanzar en tu vida.
    Elimina esas creencias limitantes que no te permiten intentar y probar para ver si las cosas funcionan o no. Es más, tienes derecho a equivocarte varias veces. Las que necesites para poder crear aquello que deseas. Las cosas no siempre tienen que salir bien a la primera.
  2. No sabes nunca si a medio o largo plazo este nuevo escenario será mejor o peor de lo que habías previsto. A veces tomas una decisión y de forma casi inmediata, a corto plazo, te das cuenta de que ha sido un error y de que quizás no era la mejor que podías tomar.

    Espera. Frena. Aún no sabes realmente si esa decisión es acertada, no sabes cómo va a repercutir en tu vida con el tiempo. Mi marido dice siempre la siguiente frase mágica: “Buena suerte, mala suerte, el tiempo lo dirá”. 

    ¿Cuántas veces te ha pasado que de una muy mala experiencia al final resultó que sacaste algo muy bueno para tu vida?
  3. Puedes poner a tu favor este inesperado escenario generado a partir de tu decisión. Es la parte es la más divertida de la vida. Aunque nos han educado para intentar jugar siempre con las cartas boca arriba, la realidad es que a veces destapas una carta que es capaz de cambiar toda la partida. 

Aprovecha esa nueva situación que se ha creado para poder seguir aprendiendo y avanzando.

¿Recuerdas cuando de pequeñas leías esos libros en que podía ir elegir opciones y cada decisión generaba una historia distinta? 

Nunca sabías qué venía después, pero siempre podías ir eligiendo opciones. 

Esa es la idea.

En definitiva, no puedes saber a ciencia cierta si una decisión es acertada antes de tomarla, pero sí puedes apoyarte en tus experiencias previas. En tu autoconocimiento. En la confianza en ti misma. Así siempre podrás estar tranquila de que pase lo que pase, serás capaz de asumir y responsabilizarte de las consecuencias de las decisiones que tomes de forma consciente y adaptativa.

¿Confía en tu capacidad creativa para ir generando nuevas realidades?

Gisela Baz

Gisela Baz

Conscious Life Coach.
Disfruta de una vida consciente.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Pau Gallinat .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Pau Gallinat.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.