dificultades en el habla

Habla mal ¿Es normal?

“No habla como los demás niños de su edad” o “aún no habla”, es una duda frecuente sobre todo con el inicio de la escolarización en P3. La presión del mundo académico empieza a aparecer ya a unas edades muy tempranas las familias se preocupan por las dificultades en el habla que aparecen en sus hijos/as. Si bien es cierto, que los trastornos del lenguaje vale la pena atenderlos y abordarlos precozmente, también es importante que no perdamos la calma y que podamos hacer valoraciones adecuadas al momento evolutivo y madurativo del niño/a de una forma global y sin presiones externas.

Cuando el niño/a está en P4 su lenguaje ya debe ser perfectamente comprensible tanto para las personas conocidas como para los extraños que traten de comunicarse con él. Esa es la norma general por la cual nos regimos los profesionales.

Derivar a un niño antes de los 4 años al logopeda debe ser solo en casos extremos como la ausencia de la aparición del habla, los retrocesos en el lenguaje o la ausencia de intención comunicativa. Los niños y niñas que presenten alguno de estos síntomas de alarma es bueno realizar una evaluación cuanto antes.

También es muy importante descartar problemas auditivos que afecten al desarrollo del lenguaje cuanto antes.

¿Qué es normal y cuándo debo preocuparme?

Entonces, ¿qué es normal y cuándo debo preocuparme? Yo os diría, ante la duda no cuesta nada acudir a un profesional que os pueda hacer una valoración logopédica adecuada pero os explico dos trastornos del habla muy habituales en el desarrollo sobre los cuales preguntáis más en las sesiones de Consultoría Familiar. Las dificultades que podemos encontrar en el habla de los niños y niñas se agrupan en tres bloques: las alteraciones de la articulación, las alteraciones de la voz y las alteraciones de la fluidez verbal.  Pero hay dos alteraciones evolutivas que a menudo hacen saltar las alarmas. Una es la dislalia (no pronuncia bien todos los fonemas) y la otra, la disfemia conocida como tartamudez.

DISLALIAS

Consiste en la emisión de un fonema sin que haya una causa sensorial, ni motriz. Ahora bien, para articular correctamente los fonemas de un idioma se precisa una madurez cerebral y del aparato fonoarticulador. Hay una fase en el desarrollo del lenguaje en la que el niño/a no articula o distorsiona algunos fonemas; a estos errores se les llama dislalias evolutivas. Normalmente desaparecen con el tiempo y nunca deben ser intervenidas antes de los cuatro años, sobre todo /r/ y sinfones, por ejemplo br- en “brazo”, gl- en “globo” o tr- en “Triste”.

Las dislalias fonéticas suelen tener su origen en alguna dificultad en la coordinación motriz, siendo los problema más habituales:

  • Sustituciones de fricativas por el sonido /t/
  • Ceceo: /s/ por /z/: “caza” por “casa”
  • Seseo: /z/ por/s/: “sapato” por “zapato”
  • Sustitución de /f/ por /p/ o /z/
  • Sustitución de /k/ por /t/
  • Distorsiones: se sustituye el fonema correcto por un sonido que no pertenece al sistema fonético del idioma
  • Rotacismo: “gomper” por “romper”
  • Sigmatismo: “zonreir» por “sonreir”
  • Adiciones de elementos no pertinentes
  • Nasalización: /d/ por /n/, “animina” por “adivina”
  • Sonorización de consonantes sordas /g/ por /k/, “gasa” por “casa»
  • Problemas de anticipación, decir «títate» por «quítate»
  • Duplicación, «dififil» por «difícil»
  • Sustitución o asimilación de un fonema por otro. Por ejemplo, /t/ por /s/
  • Alteración del orden de los fonemas, por ejemplo «tonicias» por «noticias»
  • Alteración del orden silábico, como por ejemplo pronunciar «telófono»

Si detectas alguna de estas dificultades y el niño/a es mayor de cuatro años vale la pena realizar un trabajo de estimulación temprana ya que se consiguen muy buenos resultados. Pero ten en cuenta que estas variaciones son habituales durante el proceso de desarrollo del habla, por lo que sólo se consideran dificultades o trastornos si persisten una vez el niño ha cumplido los 5 años y pensad que el desarrollo TOTAL del habla no se finaliza hasta los 7 años.

ALTERACIÓN DE LA FLUIDEZ VERBAL

Una de las dificultades en el habla que se da de forma habitual es lo que se conoce como tartamudez. Alteración de la fluidez verbal, con repeticiones y/o prolongaciones de sonidos, sílabas, palabras y frases. También son frecuentes los bloqueos y pausas.

Tartamudez evolutiva. Es un proceso normal y bastante común entre los niños y niñas que están en pleno proceso de desarrollo del lenguaje. Lxs niñxs se atascan al decir determinadas palabras y frases. Esto se debe a que el desarrollo cognitivo en esta etapa es más avanzado que el desarrollo del lenguaje. Es decir, piensan mucho más rápido de lo que hablan y cuándo intentan expresarse, intentan hacerlo a gran velocidad, y como consecuencia aparecen tartamudeos. Se agrava cuando existe una presión especial para comunicarse. Si es evolutiva desaparece por si sola sobre los cinco años.

  • Repeticiones de sonidos: “P…p…p…p…papá” o “s…s…s…s…si quiero”.
  • Repeticiones de sílabas: “Pa…pa…pa…pajarito” o “mi…mi…mi…mío”.
  • Más de dos repeticiones de palabras cortas: “pero… pero… pero… pero dámelo”.
  • Alargar un sonido durante varios segundos: “Eeeeeeese niño” o “Ddddddddddímelo otra vez”.
  • Bloqueos o interrupción del flujo de aire (“atasco”).
  • Silencios tensos entre las palabras: “¿Por qué …..(silencio, mientras mantiene la boca abierta) se llama Pablo?”.
  • Palabras partidas: “Vamos to…dos a casa” o “tele…visión”. Tensión mientras se habla, esfuerzos por hacer salir las palabras.
  • Movimientos asociados al habla en la cara o el cuerpo, de esfuerzo y tensión: “cerrar los ojos”, “hacer muecas”, “mover el cuello o las manos” como para ayudarse cuando se está bloqueando.
  • Velocidad rápida del habla. Cambio de volumen o de tono
  • La frecuencia de estas dificultades es alta, de diez palabras se bloquea más de una vez.

Cómo lo trabajamos en casa.

Como siempre digo, en casa lo mejor que podéis hacer es la detección precoz. Detectar la dificultad en el habla de forma temprana hará que podamos trabajar la estimulación del lenguaje lo antes posible, sin urgencia y con calma pero sí atendiendo las necesidades del niño/a para que pueda desarrollarse de forma saludable.

La autoestima y el desarrollo del habla.

Hay que tener en cuenta el factor social y relacional del lenguaje, por eso es importante proteger la salud emocional de los más pequeños ante cualquier alteración o dificultades en el habla que les pueda hacer sentir inseguros. Para ello, hay algunas cosas que podéis tener en cuenta.

  • Que el niño/a no perciba que el tema de «que no habla bien» es una fuente de preocupación constante en casa. Intentad tratarlo con naturalidad, ocuparos del asunto pero sin generar presión.
  • Cuando el niño/a se equivoca o se bloquea, mantener la calma. Tened paciencia para que pueda acabar sus frases y esperad. No os anticipéis aunque sepáis lo que va a decir.
  • Ante alguna palabra o frase mal construida podéis devolverle la frase ofreciendo un buen ejemplo auditivo.
  • A los niños/as pequeños hay que hablarles con naturalidad. Con vocabulario sencillo y frases simples si queremos que nos comprendan bien pero no es necesario «infantilizar en lenguaje»
  • Miraros a la cara cuando os habléis. Un gesto tan sencillo que a menudo, no tenemos en cuenta.
  • Si percibís que hay dificultades en el habla. Es mejor que entabléis conversaciones buscando el diálogo y no realicéis demasiadas preguntas directas que puedan añadir presión o angustía.
  • Cómete errores. Muéstrale que no pasa nada por equivocarte al hablar, todas nos trabamos de vez en cuando 😉
  • No le ridiculices, ni te rías de su forma de expresarse. Aunque a veces, haga «gracia» a ojos de los adultos. Para ellxs puede no ser un tema muy agradable. Sobre todo si son conscientes de la diferencia o creen que los demás se dan cuenta de sus dificultades.

Evaluación profesional en Catalunya

En Catalunya las familias tenéis dos caminos posibles. Bueno tres, en realidad, pero hay dos opciones públicas. Desconozco si en el resto de España funciona exactamente igual. Intentaré informarme y actualizar la entrada 😉

ESCUELA- EAPCDIAPCREDA

Una primera opción sería hablar con el maestro o la maestra, comentarle qué os preocupa del habla de vuestro hijo/a y que dificultades en el habla habéis detectado. Será ella a través del Equipo de Asesoramiento Psicopedagógico de la escuela derive a CDIAP. Esto suele ser un proceso lento… porque suelen ser psicopedagogos externos que visitan el centro escolar una vez a la semana aproximadamente y se les acumulan las demandas. Dependerá de cada zona y de los recursos que el Departament destine, a día de hoy son muy deficitarios y se deberían reforzar por la cantidad de casos y siutaciones diversesas que se deben atender. Pero por poco que podáis para mí sería el camino más adecuado porque EAP realiza una primera valoración en el propio centro. Muchas veces, como veréis más adelante el caso no llega a más, si el propio psicopedagogo/a valora que no hace falta derivar. En el caso de que el caso llegue a CDIAP pasará al área del CREDA.

CDIAPCREDA

Una opción, a veces, más rápida cuando hay dificultades en el habla es que acudáis directamente vosotras al servicio público del CDIAP (Centres de desenvolupament infantil i atenció precoç) como familia de forma particular. Después CDIAP y escuela ya se encargan de hacer traspasos y coordinaciones si fuese necesario. Aún así, suele haber lista de espera. Depende también de la zona. Por lo tanto, si tenéis dudas, llamad y pedid hora y ganáis tiempo. Si cuando llegue el día de la visita ha habido una evolución en el habla pues se anula pero mejor no dejarlo para el último momento. Como en el caso anterior, el niño/a acaba siendo derivado si fuese necesario a a la unidad del CREDA. Los CREDA son servicios de apoyo a los centros educativos en la adecuación a las necesidades especiales del alumnado con graves dificultades de audición, lenguaje y / o comunicación que interfieren en su desarrollo personal, social y curricular.

CENTRO PRIVADO

La opción aún más rápida es acudir a un centro privado para que os hagan una evaluación fonólogica y psicopedagógica. La evaluación es útil para averiguar cómo se comunica, lo que entiende y si usa el lenguaje de forma social (contacto visual, dialogar, atender a una explicación…) Así como valorar la pronunciación de sonidos y examinar los músculos faciales y la articulación bucofonatoria.

Aunque yo actualmente no realizo evaluaciones psicopedagógicas de las dificultades en el habla, sí que puedo ayudarte si observas que tu hijo/a se siente frustrado, disgustado o te gustaría profundizar en cómo acompañarle emocionalmente para transitar en las dificultades de su propio desarrollo no dudes en ponerte en contacto conmigo y vemos cómo puedo ayudarte a través de la Consultoría Online Familiar 😉

Gisela Baz

Gisela Baz

Conscious Life Coach.
Disfruta de una vida consciente.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Pau Gallinat .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Pau Gallinat.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.