¿Cómo les explicamos a los niños que nos vamos a divorciar?

Cuando decidimos separarnos de nuestra pareja suele aparecer una duda automáticamente, ¿cómo vamos a explicarles a los niños que nos vamos a divorciar?

El tema del divorcio es complejo porque a menudo se mezclan muchas cuestiones y son situaciones de mucho estrés emocional para toda la familia. No solo padres y madres, a veces, incluso la familia extensa (tíos, abuelos…) se sienten afectados y toda la estructura familiar se ve forzada a recolocarse. 

Necesita tiempo y que cada uno viva su propio proceso. 

Además este proceso suele ser doloroso e incluso, puede que haya que transitar una pequeño duelo por lo que pudo haber sido y ya no será. Por todo aquello que dejamos atrás y por la propia «pérdida» de esa estructura familiar que había sido nuestra zona de confort hasta ese momento. Con el tiempo las personas se irán cuenta de que no se ha «destruido» esa estructura si no que se ha «reestructurado».

Todo esos cambios requiere que los adultos dediquen mucha energía a gestionar su propio mundo emocional y a intentar sanar sus heridas. 

Cada situación de separación es distinta y requiere de un acompañamiento diferente en cada ocasión. Pero es necesario estar atentos a los peques de la casa y observar como van elaborando su propia historia de los acontecimientos. 

Cada niño le da forma en su mente a lo que está pasando des de donde lo vive él. 

Hay muchos aspectos a tener en cuenta cuando acompañamos procesos de separación o divorcio. Debemos tener presente, por ejemplo:

  • Quien tomó la decisión. Para poder acompañar y sanar las culpas que se derivan. (El por qué en este caso no importa) 
  • Consecuencias en los ritmos y rutinas. Qué implica para los hijxs? Cambios de horarios, cambio de espacio físico, cambio de rutinas…
  • Edad de los niñxs.
  • Tipo de custodia.
    – etc.

Por todo ello, muchas veces resulta complicado ofrecer consejos generales ante la pregunta de cómo les explicamos a los niños que vamos a divorciarnos pero ahí van algunas ideas para poder acompañar con mayor conciencia todo el proceso. 

¿Cómo y cuándo le digo a mi hijo que nos vamos a divorciar?

Quizás la manera ideal seria poder comunicarlo a los hijos de manera conjunta. Siempre y cuando vaya a sucederse en un espacio y diálogo tranquilo. Si no tienes esas garantías, también podéis pactar hablar del tema por separado pero poniendo antes los puntos de vista de los adultos en común.
Elige en un momento en que no te sientas abrumado por ninguna emoción intensa. Dolor, rabia, frustración… eso solo hará que tu comunicación sea menos efectiva y más visceral.
Respira y recolocate como adulto antes de hablar con el niño.
Seguramente no bastará con una sola vez. Para poder ir integrando es información algunos niñxs necesitaran que se lo repitais varias veces, incluso a veces, después de algunas semanas.

¿Cómo acompaño a mi hijo en el proceso?

Acepta su dolor, rabia o negación.
La decisión de divorciaros es tuya, o vuestra. Y lo hacéis siempre pensando que va a ser para mejor. Vuestra intención es la de ser más felices. Muchas veces de alguna manera también confiáis en que esa decisión los haga más felices a ellos. Pero para eso necesitaremos que pase el tiempo.
La realidad es que los hijos, sobre todo en edades comprendidas de 0-6 años no pueden “alegrarse” por vuestra decisión.

El niño tiene derecho a vivir su dolor, rabia, frustración…

En el mejor de los casos la confianza en vosotros como sus referentes hará que, a pesar de su dolor, acepten que eso es lo mejor. Comprenderán vuestra decisión pero necesitaran tiempo para integrar la nueva situación y vivirlo desde un mayor bienestar. Necesitaran adultos dispuestos y disponibles a acompañarlos. 
Si son pequeños aún no están preparados para poder valorar o analizar las consecuencias ni para visibilizar un futuro mejor ya que ellos se sitúan tan solo en el presente. 
Así que ellos solo saben que eso no les gusta, sienten tambalear sus pilares y puede aparecer rabia, angustia, dolor, frustración o añoranza.

La única manera de superar una situación, es transitándola. Transitar el dolor y acompañar de manera receptiva sus procesos.

Hay algunas cosas a tener en cuenta para poder acompañar sus emociones:

  • Ofrece espacios de diálogo sincero. Donde él o ella pueda expresar cómo se siente.
    Permite preguntas y ofrece respuestas sinceras. A poder ser neutrales donde no se señale a ningún culpable.
  • Ayúdale a verbalizar cómo se siente.
  • Si existe la posibilidad, ofrece una adaptación gradual a las visitas.
  • Refuérzale tu amor.
  • Acepta que no eres «superwoman» o «superman». Acepta tu vulnerabilidad y el no poder estar al 100% en algunos momentos. No pasa nada. Busca y pide ayuda para transitar tu proceso si la necesitas.
  • Comenta vuestra nueva situación a su tutor/a del colegio. Ayudará que le ofrezcan un poco de compresión y afecto. Muchas veces les reconforta compartir con sus iguales.
  • NO DISCUTAIS CON TU EXPAREJA DELANTE DE ELLXS.

Lo más importante es que ellos puedan seguir percibiendo un clima de seguridad y amor y poco a poco irán recolocando su nueva estructura familiar.

Paciencia, presencia y mucha consciencia.

Gisela Baz

Gisela Baz

Conscious Life Coach.
Disfruta de una vida consciente.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Pau Gallinat .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Pau Gallinat.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.