Niño de color y niño blanco

El respeto a la diversidad

Uno de los mayores retos a los que me enfrento en mi trabajo es el de acompañar sin juicio. Ofrecer a quien está al otro lado un acompañamiento con respeto a la diversidad de las personas. Quien diga que es fácil miente o bien lo dice de puertas hacia a fuera pero en su interior no lo practica. Es algo que hay que trabajarse y es necesario adentrarse en un espacio de calma y no juicio en el que no estamos acostumbrados a estar.

Acompañar sin juicio requiere mucha presencia y mucha revisión personal. Para mí, el acompañamiento siempre debe ser respetuoso. No se me ocurre otra forma de hacerlo que no sea desde el respeto a la diversidad de cada familia y su realidad. Respeto por las elecciones de cada uno, por sus opciones de vida y por su manera de sentir la crianza o la educación.

Nos relacionamos desde la crítica.

La diferencia con nuestra vida normal es que en el día a día nos permitimos el lujo de valorar y analizar, siempre desde nuestras opciones de vida, todo aquello que hacen o dicen los demás. Hacemos elecciones, tenemos opiniones y emitimos juicios de forma constante. Podemos estar de acuerdo, compartir mirada o sentirnos alejados de la manera de hacer que tienen algunas personas.

Copia de Copia de Sin título 8

La mayoría de veces no hay ninguna mala fe detrás de nuestra conducta. Simplemente nos colocamos nuestras gafas y miramos a través de ellas. Con nuestra mochila cargada de expectativas, creencias y experiencias previas realizamos un buen montón de críticas. Son unas gafas que filtran la vida a través de nuestros valores y que analizan la realidad según creemos que deberían ser las cosas.

Por eso me resulta apasionante el reto de acompañar a las familias y a educadores. Muchas veces, me muestran los matices y los grises de la vida. Me enseñan a valorar otras opciones tan válidas como las mías y me hacen ver constantemente que no existe una única forma de comprender la crianza o la educación. Cuando trabajo con otros profesionales del mundo educativo, me asombra ver «el sentido» que le da cada uno a su profesión. Os aseguro que cada uno siente muy distinto su propósito de vida.

Diferentes estilos educativos

Me gusta el trabajo terapéutico con las familias por qué es donde veo la cantidad de estilos educativos que hay. Tantos como estilos de personalidad o formas de vida. Las hay más pragmáticas, más filosóficas, más intelectualizadas o más amorosas… Va muy relacionado con el temperamento de cada persona. Así como con sus gustos, intereses o aficiones.

diferentes colores de piel

La consultoría familiar me ofrece el reto de despojarme de todo aquello que “creo que está bien o mal” para conectarme con el otro. Me convierte en una persona capaz de ampliar la mirada para dejarse impregnar de las verdades del otro. Me ayuda a asumir que cada vez tengo menos certezas. A sentir el mundo de una forma más plural y lleno de posibilidades.

Conectar, escuchar, sentir.

Cuando en la consultoría o en los asesoramientos a educadores me explicáis cómo os sentís. En ese momento me obligo a SER. A conectarme con esa esencia que se mueve por el amor y la compasión. Os aseguro que no tiene nada que ver con la pena o la lástima. Es más una conexión de vida que me obliga a callar al ego y a practicar la humildad. Me obliga a acompañar desde el respeto a la diversidad y a poner en práctica mi empatía.

Me regala conectar con las emociones más puras y universales. La rabia, la tristeza, el enfado… y a comprender que todo está bien. Y aunque me aporta el valor de la duda, y la necesidad de relativizar muchas de mis ideas más fijas, también me ayuda a reafirmarme en cuanto a cómo siento yo la vida y a definir quién soy yo. Esa es la magia. Nos construimos a través de los demás, incluso cuando estos son muy distintos a nosotros.

El autoconocimiento.

Cada día estoy más segura de que lo más importante es conocerse a uno mismo. Saber qué te apetece, de qué tienes ganas y que es lo que necesitas tu aquí y ahora. Quién eres en este momento de tu vida. Pregúntate cada día si lo que hoy estás haciendo tiene algún sentido para ti.

Todos los procesos que acompaño me hacen crecer y ver que detrás de cada “situación de dolor” está la “oportunidad”. Eso es lo que hace a los seres humanos grandes.

Gisela Baz

La diversidad siempre es un valor añadido.

Me ayuda a comprender y a definir cuáles son las necesidades reales de la infancia. Nos veo a nosotros, los adultos, y pienso en qué cosas podríamos decirles a aquellos niños que fuimos que les hubiese ido genial escuchar.

Copia de Copia de Sin título 5

Para facilitar un mundo más humano, más respetuoso, más abierto a acoger y a abrazar. Sin tanta necesidad de conectar con el rechazo. Una sociedad donde las personas gocen de buena autoestima, aprendan a reconocerse y a aceptar la diversidad como valor fundamental desde donde establecer nuestros vínculos.

Gisela Baz

Gisela Baz

Conscious Life Coach.
Disfruta de una vida consciente.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Pau Gallinat .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Pau Gallinat.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.