Familias ¿Demasiado exigentes?

Las familias se han vuelto cada vez más exigentes con el entorno escolar. Los padres y madres se informan cada vez más sobre el tipo de educación que quieren paras sus hij@s. Buscan centro educativos que respondan a las necesidades reales de sus hij@s y a las suyas. 

¡Eso es genial!

A mayor nivel de exigencia mayor nivel de implicación. Esto siempre lo vamos a valorar como algo muy positivo.

El problema es que a veces las familias se vuelven muy exigentes. Emiten juicios o críticas des de su posición como familia sin llegar a comprender la realidad de un contexto escolar.

Eso hace que a menudo la relación familia- escuela se resienta.

Para seguir favorenciendo la transparencia de los centros educativos es imprescindible que todos desarollemos una perspectiva más empática hacia toda la comunidad educativa.

Una visión global que nos ayude a comprender las intervenciones de unos y otros.

Las familias tienen su opinión. Una opinión muy importante y valiosa para los educadores. Pero no deja de ser una visión sesgada desde su propio contexto familiar.

El entorno escolar y el entorno familiar no son lo mismo. Hay muchas características diferentes que hacen que las intervenciones por parte de los adultos sean distintas. Cada entorno tiene sus posibilidades.

Algunas de las variables a tener en cuenta antes de sacar conclusiones sobre las actuaciones dentro del contexto escolar:

  • La Ratio: Jamás será lo mismo el acompañamiento que podemos hacer en casa de una manera mucho más individual que la ratio escolar que normalmente es de 1 adulto para 25 niñ@s.
  • El espacio físico: A menudo, en las escuelas, para poder poner límites de seguridad y convivencia debemos marcar unas normas claras con los alumnos. El espacio determina muchas de nuestras intervenciones.
  • El vínculo. A menudo, juzgar las intervenciones de los demás adultos es un error si no tenemos en cuenta el tipo de vínculo que le une con ese niñ@.

Tener en cuenta todas estas cuestiones nos hará valorar las diferentes situaciones con una mayor comprensión y empatía. Mi propuesta es clara. Debemos desarrollar una capacidad empática bidireccional que nos ayude y facilite el trabajo en equipo por el bien de los pequeñ@s.

Y por supuesto aprovechar al máximo el reciente incremento de interés social por el mundo educativo.

¿Y tu? ¿te has econtrado con esta situación? ¿se te ocurre algún ejemplo?

Gisela Baz

Gisela Baz

Conscious Life Coach.
Disfruta de una vida consciente.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Pau Gallinat .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Pau Gallinat.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.