En la escuela no nos enseñan nada

Hoy estaba escuchando el podcast de Extraordinaria. Gemma Fillol y Deborah Marín conversaban sobre emprendimiento. Sobre todo, hablaban de los inicios. Cuando pasas a convertir un hobby a negocio. Durante la conversación Gemma preguntaba si nos preparan para emprender. Deborah, lanza la frase que más he escuchado en estos últimos años:

"No, en la escuela no nos enseñan nada"

Obviamente, no se refiere a que en la escuela no nos enseñaron nada de manera literal. Seguramente ella como muchos de nosotros recibió muchas lecciones y aprendió muchas cosas en la escuela.

El problema es ¿cuántas de esas cosas que aprendimos en la escuela, realmente nos han servido luego para nuestra vida?

¿Cuantas de esas cosas que aprendimos han podido ayudarnos con el paso de los años a ser más resolutivos, a tener capacidad de emprendimiento o a construir relaciones satisfactorias?

La verdad, es que los educadores llevamos años reflexionando sobre este tema. ¿Cómo podemos preparar a nuestros alumnos para un futuro incierto?

¿Qué podemos enseñarles que les sea realmente útil para su vida?

Desde muy joven intenté reflexionar sobre qué contenidos deberían trabajarse en las escuelas. Cuales son los aprendizajes que deberían adquirir para poder desarrollarse plenamente y afrontar su vida más allá de los contenidos concretos sobre las diferentes materias.

Vivimos en la era de la información. El contenido está al alcance de todos. A un solo click, podemos encontrar la información que necesitamos. Los niñ@s hoy en día disponen de acceso a internet y todas las posibilidades que ello les brinda.

Los niñ@s de ahora son muy rápidos, muy creativos y hiperestimulados. Tienen ideas y proyectos propios, rompen esquemas y tienen nuevas necesidades.

El reto de las escuelas es ser capaces de ayudar a los alumn@s a transformar la información en conocimiento.

Para poder afrontar este cambio de paradigma los adultos debemos construir ambientes educativos ricos que permitan a los niñ@s desarrollar una serie de habilidades y competencias que realmente les ayuden a construirse como personas preparadas para un futuro imprevisible y en constante cambio por las nuevas tecnologías. Quedarse al margen de ésta realidad, es para mí, uno de los errores en los que caen algunos de los proyectos educativos.

Entonces, ¿qué deberíamos priorizar en educación?

Yo lo resumiría en:

  • Favorecer la autonomia. Dejar que los niñ@s sean proactivos y que participen de actividades llenas de significado para ell@s. Respetar sus intereses y responder a sus necesidades reales. Favorecer el movimiento autónomo desde muy pequeños.

  • Mindfullnes y autoconocimiento. Saber parar y escucharse. Tomar conciencia de nuestro estado emocional y mental. Ayudarles a autoregularse. Necesitaran poder calmar su mente para poder lidiar con el estrés y no dejarse contaminar por el ritmo de una sociedad que cada vez va más rápido. En otro post os cuento mi experiencia de yoga en las aulas de infantil.

  • Procesos de aprendizajes basados en errores y aciertos. La importancia de los «intentos». Trabajar conceptos como éxito/ fracaso. Nos educaron para levantar la mano y dar la respuesta correcta (la respuesta esperada por el maestro). Hoy sabemos que la vida no va de acertar a la primera si no de tener actitud para intentarlo las veces que hagan falta, tener capacidad de resiliencia, tolerancia a la frustración, aprender a disfrutar de los procesos.

  • Crear contextos de aprendizaje lo más individualizados posible para que puedan desarrollar sus talentos y a la vez, crear espacios donde poder trabajar en equipo.

  • Aprendizaje basado en preguntas y formulación de hipótesis. Ofrecer actividades abiertas a diferentes soluciones. Favorecer el pensamiento lateral y la posibilidad de explorar diferentes caminos. Dejarles explorar y fomentar el pensamiento crítico.

  • Convivencia y límites. Aprender a convivir en comunidad. Los educadores debemos reconocer y hacerles apreciar el valor de compartir con los demás. Poner énfasis en el crecimiento personal y la ayuda mutua. Debemos ser capaces de transmitir la fortaleza y las consecuencias positivas que se obtiene al vivir tejiendo relaciones de confianza. Aprovechar las potencialidades para que todo el mundo pueda aportar. Conciencia social.

Seguramente hay muchas más cuestiones a tener en cuenta, y añadiríamos muchos más ingredientes a esta fórmula de educación. Pero quizás, estos son para mi cuestiones básicas que todo proyecto educativo debería plantearse para intentar dar respuesta a las necesidades pedagógicas de nuestros alumnos.

¿Qué aprendizaje añadirías tu que te hubiese ido genial aprender en la escuela para tu vida?

Gisela Baz

Gisela Baz

Conscious Life Coach.
Disfruta de una vida consciente.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Pau Gallinat .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Pau Gallinat.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.