niños jugando plastelina

La educación en la era del conocimiento

Talento, innovación, tecnología y conocimiento. Estos son los pilares del nuevo mundo en el que vivimos y seran las bases de la educación en la era del conocimiento sobre la que se desarrollará la sociedad en los próximos años. No lo digo yo, o mi capacidad de intuición, lo dicen también filósofos, gurús y expertos en economía.

Hoy vamos a hacer una reflexión sobre cómo avanzará nuestra sociedad actual. Vivir al margen de esta realidad es ignorar la multitud de cambios que ya se están dando en los seres humanos desde hace años. Las cosas han cambiado, nuestra manera de pensar, de sentir o de relacionarnos con el entorno ya poco o nada tiene que ver con la sociedad no digital. Las pantallas lo han revolucionado absolutamente todo. También la manera en cómo aprende nuestro cerebro.

La mayoría de nuestras relaciones, interacciones, gestiones y desarrollo se encuentran directamente ligadas al mundo online. Una realidad virtual que ha alterado nuestra manera de entender el mundo, nos ha acercado en unos sentidos y alejado en otros, ha traído consigo la globalización y nos ha abierto el acceso infinito a la información.

Muchas escuelas y métodos de enseñanza han quedado obsoletas, simplemente porque responden a las necesidades de la era industrial. Una escuela que nació para ofrecer un servicio asistencial y profesionalizador que nada tiene que ver con las necesidades reales de hoy en día.

Jerarquía, planificación, control y estandarización.

Conceptos como jerarquía, planificación, control o estandarización son ya ideas caducas. Fueron diseñadas como motores económicos para abastecer de profesionales a una sociedad industrial, basada en la producción y el consumo masivo.

El sistema educativo asumió los valores típicos de la organización industrial. En esencia, se formaba a los jóvenes para que hiciesen lo que se les mandaba. Pasaban varios años memorizando el mayor número posible de conocimientos para explotarlo después, a lo largo de su etapa profesional.

Eso está desfasado.

Nuestra generación ha vivido el traspaso y la transformación de la sociedad actual hacia la era de la información. Y ahora tenemos un nuevo reto por delante. La era de la información necesariamente deberá pasar a una nueva era del conocimiento.

Siempre digo que tenemos acceso a muchísima información, incluso aquellas personas capaces de discernir el tipo de información y acceder a fuentes contrastada y viables, se enfrentan al reto de integrar todo aquello que hemos intelectualizado a su día a día.

¿Cómo será la educación en la era del conocimiento?

Una de las característica de la educación en la era de la información es que tanto familias y maestros hoy en día tienen acceso a centenares de cursos, libros y talleres en los que se transmiten diversas ideas y nuevas metodologias. Muchos de nosotros hemos leído y nos hemos informado mucho sobre temas de crianza, de educación o incluso de psicología infantil.

Lo difícil, no es el acceso a la información, lo complicado es poder terrizar toda esa información a nuestras propias circunstancias. Elaborar esa información para que pase a ser un conocimiento valioso para nosotros.

¿Cómo integramos todo esto?

La información no es conocimiento ya que tener acceso a muchos datos no implica ni un uso adecuado ni garantiza que tenerlos en la memoria signifique incorporarlos a los procesos de pensamientos.

Es necesario aprender a separar la información imprescindible de la prescindible, aquella que “te vaya bien a ti” y sobre todo incorporarla desde la experiencia.

En otras palabras, siempre les digo a las familias y maestros con los que trabajo que es necesario bajar todo lo de la mente al corazón.

Es una manera de decirlo más cursi, sí. Pero es lo mismo al fin y al cabo.

La educación en la era de la información supone poder acceder a los datos, procesarlos, elaborarlos, adaptarlos a ti, transformar tu manera de sentir en base a la nueva información, interiorizarlo como nuevo conocimiento e integrarlos en tu día a día. Es entonces, y solo entonces, cuando te vuelves realmente cocreador de tu realidad y puedes hacer elecciones e intervenciones desde otro lugar, con una nueva mirada y con un nuevo nivel de conciencia.

Mi propósito educativo

Por ese motivo, desde hace unos años sentí que mi propósito va en dos líneas muy claras:

Por una parte acercar este conocimiento a las escuelas. Mi objetivo es hablar sobre cómo debe ser y a qué se supone que debe responder la educación en la era de la información para que acabe ayudando a hacer el paso a la era del conocimiento.

Siento que todo proyecto educativo debería basar su proyecto pedagógico en el movimiento libre, el teatro o expresión corporal, la expresión musical y la expresión artística. Propuestas que favorezcan el desarrollo global de los niños y les ayude a potenciar al máximo su creatividad y su bienestar personal. Tal como te explico en este post.

Por otra parte, es importante impartir educación financiera en las escuelas, hablarles de emprendimiento o cooperativismo para que después puedan desarrollarse en el entorno laboral actual de una manera saludable y sin miedo.

En definitiva, espacios educativos llenos de creatividad e innovación. Para mi la vida escolar debería impregnarse de educación emocional y coeducación. La gestión adecuada de las emociones es la base para que cada uno pueda desarrollar su propio talento.

Las escuelas deben educar con el objetivo de formar y acompañar a personas eficientes, motivadas, autónomas, con valores como sus relaciones personales o la libertad. El objetivo es educar a personas con estilos de vida saludables y así dejar de perpetuar una sociedad que enferma cada vez más con el paso de los años.

Nunca antes había habido tantos episodios de ansiedad, tan visibles ni de los que se hablase tanto. En España somos líderes en consumo de ansiolíticos: al menos una de cada 10 personas sufre estos síntomas, según la OMS. Los niños y adolescentes no viven al margen de estos hechos en los últimos 10 años, han aumentado los diagnósticos de trastornos de ansiedad en jóvenes menores de 17 años, pasando de un 3,5% a un 4,1% en la actualidad.

¿Por qué aumentan los trastornos?

Mucho se ha hablado en los últimos tiempos de la necesidad de educar en la incertidumbre ligado a la educación en la era de la información pero no sé hasta que punto se es verdaderamente consciente de ello o de qué manera se está trasladando esta idea a las aulas o la vida familiar.

Debemos tener algo claro. En la sociedad actual (y la que vendrá) la palabra “seguridad” cada vez más resulta una fantasía. No hay nada seguro o casi nada en la vida. Mucho menos eso para lo que nos educaron a nuestra generación llamada “seguridad laboral”.

Esa sensación constate de incertidumbre, inestabilidad nos obliga a trabajarnos la capacidad de adaptación, de flexibilidad y encontrar una seguridad interna para poder vivir en paz.

«Estudia mucho, esfuérzate y tendrás un trabajo fijo para toda la vida».

Los ’90

Eso no es que ya no sea posible, es que fué un engaño de la sociedad del bienestar. Sólo hay que echar un vistazo a cómo han ido bajando los sueldos desde 2007. Por no hablar de que “nuestro retiro” soñando ya no está garantizado para nadie. Tal y como dice el libro El código del dinero que os recomiendo leer a todos si queréis comprender cuál es el panorama actual desde un punto de vista económico y financiero. Os ayudará a conocer las habilidades y competencias necesarias para desarrollarse personal y profesionalmente en el nuevo sistema.

el codigo del dinero

Algún día, quizás no muy lejos, oiremos “mis padres vivían mejor que yo”

El objetivo es que todo ese conocimiento compartido se vaya transformando en una nueva donde de manera colectiva creemos un nivel de conciencia superior. Esa es la clave de esta nueva educación en la era del conocimiento, capaz de hacer frente y de adaptarse a esta nueva realidad social.

Hay nuevas reglas. La sociedad de la información requiere de personas libres, creativas y con competencias para aportar valor añadido al mundo y al propio mercado laboral.

Nosotros, por nuestra parte, deberemos asegurarnos que los niños y niñas tengan oportunidades de desarollar sus talentos y ayudarlos a que sean emocionalmente estables y fuertes para poder enfrentar la incertidumbre, la inestabilidad, y con recursos propios como la resiliencia y la capacidad de superación personal. 

Saber acceder a información de valor.

Por otra parte, mi propósito también es ayudar a las familias conscientesa integrar y a adaptar la información a su manera de ser, de actuar y entender la vida. También en el ámbito familiar se hace imprescindible conocer las claves de una educación en la era del conocimiento. Mi manera de ayudarlas es acercando a las familias a una introspección y análisis de sus valores individuales y sistémicos.

Por eso me dedico a trabajar desde la consultoría para poder garantizar una verdadera transformación en los adultos que van a ser quien acompañen desde lo que ellos son y desde su mirada a las nuevas generaciones. Es necesario que comprendamos algunas cosas claves para poder realizar intervenciones pedagógicas que les fortalezcan.

Un mayor nivel de conciencia en lo que respecta a la educación en la era del conocimiento y la crianza de sus hijos e hijas tan solo es posible desde la reflexión, las ganas de aprender y de querer transformarse para poder acompañarlos con amor, respeto y respondiendo a sus necesidades reales.

Garantizar las oportunidades de desarollar sus talentos y ayudarlos a que sean emocionalmente estables y fuertes para poder enfrentar la incertidumbre, la inestabilidad, y con recursos propios como la resiliencia o la capacidad de superación personal.  Se trata de interiorizar una manera de estar en el mundo.

Gisela Baz

¿Qué opinas? ¿Crees que es importante tener en cuenta todos estos cambios a la hora de educar? Te leo en los comentarios con mucho interés 🙂

Gisela Baz

Gisela Baz

Conscious Life Coach.
Disfruta de una vida consciente.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Pau Gallinat .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Pau Gallinat.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.