Mujer que se cuida para cuidar

El autocuidado como rutina.

Últimamente os hablo mucho del autocuidado casi como una forma de estar y comprender la vida. Aún no había escrito sobre este tema en concreto aunque lo había tratado de forma indirecta en la mayoría de mis post del blog.

Y es que cuando adoptas una manera de funcionar basada en autocuidado todo tu día a día, aquello que te sucede y el cómo te relacionas con el entorno queda totalmente impregnado de esta forma de sentir.

Hace muchos años cuando estudié Coaching Personal ya empecé a darme cuenta de la importancia de establecer mis propios “amortiguadores emocionales”. Ahora hablo de ellos como parte de el autocuidado que me ayuda a vivir una vida acorde a mi manera de sentir.

En su momento los amortiguadores emocionales surgieron como una necesidad para abordar los procesos de cambio. Son aquellas cositas que sabes que te hacen bien. Pequeñas acciones de autocuidado que nos ayudan en momentos de la vida difíciles, de angustia, rabia o dolor. 

Se incluyen actitudes y recursos propios que te ayudan a recuperar tu centro, tu paz interior en momentos de caos o incertidumbre.

A día de hoy, esos amortiguadores emocionales forman parte de lo que soy, aunque cogen fuerza y se hacen presentes cuando más los necesito.

Amortiguadores Emocionales que nos ayudan a transitar.

La vida no es lineal. Aunque estés pasando por una buena época, hay días grises. Días en que pierdes la esperanza, te agobias y todos tus «quehaceres» se te hacen cuesta arriba. Es normal y no pasa nada si ocurre de forma ocasional. Es importante validar lo que sentimos sin juzgarnos, aceptar nuestras emociones y buscar las maneras de expresarnos y liberar nuestras tensiones.

Al final, se trata de volver a ese lugar dentro de ti, donde se está tan a gustito. Seguro que sabes del lugar del que te hablo. Sé que has estado ahí. Es un lugar de calma donde poder soltar y dejar ir. A veces, ese espacio lo encontramos en un largo abrazo de un ser querido pero también podemos ecnontrarlo en nosotros mismos. Es importante que aprendamos a abrazarnos y a sostenernos cuando nos sentimos heridos.

El sol y las flores la belleza del autocuidado

Aprender a abrazar nuestra propia alma.

No podemos elegir las circunstancias que nos tocan vivir pero sí podemos como elegir cómo vamos a tratarnos en medio de la tempestad.

Cada persona debería descubrir unos cuantos amortiguadores emocionales propios que le ayuden a transitar de una forma consciente por sus vivencias.

Yo tengo un buen puñado. Con cada etapa de mi vida han ido cambiando y se añaden nuevas formas de amarme en momentos difíciles. Nuevos rituales que aprendo y descubro a través de mi propia escucha. Observar cómo reacciona mi cuerpo y mi mente ante determinadas vivencias para después reproducir conscientemente esas situaciones que me llevan a un lugar de calma y seguridad interna.

Aprende a escuchar lo que necesitas.

Debemos aprender a escuchar lo que necesitamos en cada momento. Esos días en que estás malita, tienes dolor o estás en la mierda más absoluta, es el momento de sacar el arsenal😂

Aquí os dejo mi lista de cosas que me hacen sentir bien. Cada persona debe descubrir cuales son las suyas. Cuantos más ingredientes tenga tu fórmula para amarte más fácil te será volver a tu centro y salir del estado de victimismo donde nos adentramos a veces.

La mayoría de personas viven preocupadas por lo que tuvieron y ya no tienen, muchas otras están preocupadas por lo que tienen y no pueden mantener, algunas están preocupadas por lo que desean y no pueden tener, otras están preocupadas por lo que nunca tendrán… y en medio de tanta preocupación no queda tiempo para ocuparse de lo que son y de lo que quieren ser… El autocuidado te ayuda a pone el foco en lo que de verdad importa.

El autocuidado como rutina.

Un café con leche calentito, el olor a libro nuevo, desayunar despacio, comprarme un jersey bonito que abrigue un montón, sesión de belleza de toda una tarde😅, leche con galletas, ir al teatro, un paseo largo, llamar a los míos, refugiarme en su abrazo, ducha larga, infusión, apuntarme a algo nuevo, escribir, contemplar algo bello, entrar en silencio, sofá-peli-manta, mirar viejas fotos (verás que hasta en las épocas más oscuras hay recuerdos preciosos), bailar y cantar hasta que ya no me importe nada, hacer fotos y editarlas…

Actitudes que me aportan bienestar.

La importancia de sentir el éxito y celebrar la vida. La humildad. Darle sentido a todo aquello que hago. Dejar huella, crear climas de amor y confianza en los que poder discutir. Creer en mí. Trabajar con una intención y soltar expectativas. Practicar el menos es más. No sacrificar mis horas de sueño. Decir no. Respirar hondo. Dar la cara. Ser feliz con lo que hago. Disfrutar. El humor. Vivir sin prisas.

¿Y tú? ¿podrías decirme cual es tu lista de autocuidados?

Gisela Baz

Gisela Baz

Conscious Life Coach.
Disfruta de una vida consciente.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Pau Gallinat .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Pau Gallinat.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.