cultiva tu bienestar

Cultiva tu bienestar interior.

Estamos viviendo momentos difíciles, por mucho que veamos el lado positivo de ésta cuarentena (que sin duda lo tiene, como todo en la vida), no deja ser una situación excepcional que nos conecta a cada uno con nuestros monstruos y nuestras sombras.

Sale a la luz, la desconfianza, los sentimientos de desprotección, el cansancio, el estrés y la ansiedad. Por eso en los momentos más difíciles de la vida es cuando debemos amarnos bien y muy fuerte.

Hoy quiero compartir contigo algunas ideas para cultivar tu bienestar interior a través de algo tan sencillo como añadirle dosis de presencia a tus cinco sentidos.

Háztelo bonito.

Cuida aquello que te rodea y pon atención a tus sentidos. Estar confinados nos priva de estímulos a los que estábamos muy acostumbrados. Nos relacionábamos con el entorno mucho y a todas horas. Para facilitarle a tu cuerpo una adaptación progresiva al encierro háztelo bonito. Cuida el espacio, el orden, la estética y la armonía.

Siéntente a gusto en tu hogar, reordena, limpia o tira si así lo necesitas. Haz nido. Vamos a pasar muchos días aún en casa y es importante que puedas sentirte en zona de confort y a gusto.

Vamos a concretar cómo aprender a cultivar tu bienestar interior a partir de poner atención a nuestros sentidos.

El olfato.

La idea es estimular el olfato de forma agradable. Cuida los aromas de tu hogar, usa perfumes que te aporten bienestar, champús y cremas que te hagan sentir bien o que te ayuden a evocar recuerdos bonitos.

Si te gusta enciende velas o incienso para crear un clima de calma y ayudarte así a entrar en un estado de bienestar. Si tienes la suerte de tener jardín con plantas y flores, sal y respira.

No te olvides de respirar hondo y hacer inhalaciones profundas durante el día. En momento de mucho agobio te ayudaran a volver a un estado de calma y te conectara con el momento presente.

La vista

Para cultivar tu bienestar interior a través de la vista no olvides, arreglarte y cuidar tu imagen. Recomiendo vestirse durante el día, pero si prefieres el chandal o el pijama porque te resulta más cómodo, busca sentirte guapa y atractiva igualmente. Si vives sola, con más motivo aún.

Aunque no salgamos a la calle y por lo tanto desaparezca la necesidad de aprobación que proyectamos en los demás, es importante sentirnos bien con nosotras mismas. Haz que te guste tu reflejo en el espejo. Te animo a que estrenes aquella blusa que te compraste o a que pruebes un peinado diferente.

El tacto

Aprovechad los que vivís con más personas en el hogar para dar y recibir abrazos. Hoy más que nunca necesitamos esas muestras de cariño que nos conectan con las demás personas. Respeta tu cuerpo, muévelo, como te plaza y como te surja, si no te gusta el deporte, baila, salta, haz la croqueta pero mueve el cuerpo para movilizar así tus emociones.

En estos momentos las personas que viven solas no solo se les ha privado de la libertad si no también del contacto. Así que cuídate, acaríciate, cuida tu autoestima y haz todo aquello que te haga sentir bien.

El oído.

Es momento de entrenarnos en el silencio. Busca momentos y espacios para hacer el vacío, para ir hacia adentro. Es el momento de habitarse y de tomar consciencia. El silencio abre espacios internos para que puedas observar qué necesitas en cada momento. Nos ayuda a aprender a convivir con la alegría y la pena. Nos muestra como integrar nuestras emociones y a observar aquello que no funciona para nosotras.

También elige otros momentos para aprender a cultivar tu bienestar interior escuchando música que te ayude a cambiar tu energía. La música tiene el poder sanador de canalizar cualquier emoción que aparezca. No hace falta que sea música alegre, puedes poner música de relax o de nostalgia si así lo sientes. Escucha qué necesitas y respétate.

El gusto.

La boca, el gusto, la lengua y el placer están muy relacionados. Estos días para cultivar tu bienestar interior, aprovecha que el tiempo parece que se haya pausado para hacer más lentas también tus comidas. Cocina para ti algo rico. Algo que te guste y saboréalo. Ponle consciencia a la hora de alimentarte. Disfruta del placer de los sabores en tu paladar.

Y si estás acompañada, besa, y habla. Necesitamos poder expresar aquellos pensamientos que vienen y van por nuestra cabeza. Sobre todo cuando se convierten en pensamientos bucles. Sostén a los de tu alrededor cuando expresen sus trampas mentales, ayúdales a hablar y a romper con los pensamientos en círculo que pueden llegar la ser causa de mucho malestar.

Mucho ánimo y fuerza para todas! Y recuerda: ¡Ante las dificultades agranda tu sonrisa!

Gisela Baz

Gisela Baz

Conscious Life Coach.
Disfruta de una vida consciente.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Pau Gallinat .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Pau Gallinat.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.